viernes, 27 de marzo de 2009

El Inglés; esa cutrez de idioma


Escuché en una ocasión a alguien decir que Borges, premio Nóbel de literatura en lengua castellana, afirmó en una ocasión que él prefería escribir en inglés, idioma mucho más perfecto y literario que el español.
Bueno, pues sin profundizar casi nada (no hace falta alguna) vamos a demostrar aquí como todo un Nóbel puede ser un escritor formidable y, sin embargo, un completo patán indocumentado en cualquier otra cuestión. Sí, aunque sea argentino el nené.

En primer lugar, el inglés no es un idioma, es un aluvión de idiomas, con lo que tiene pocas virtudes de cada uno (normalmente la mayor virtud de un idioma es la coherencia interna de sus reglas) y casi todos los inconvenientes de todos (variaciones hasta tal punto que ni siquiera parece un sistema unitario).

En segundo lugar, la mera idea de compararlo con cualquier lengua romance (como el castellano), debería hacer sonrojar a cualquier persona con un mínimo de capacidad reflexiva: Las lenguas provenientes del latín son casi perfectas en su diseño.
Veamos en la práctica, y por encima, en qué se traduce todo esto:

El inglés es un idioma que carece de un sistema coherente para formar nuevas palabras y derivarlas, y su pobreza en vocabulario queda de manifiesto en el recurso casi permanente a las palabras compuestas para solucionar cualquier ampliación del vocabulario.

Siguiendo. Un altísimo porcentaje de sus palabras cambian de significado por completo en cuanto agregas o quitas cualquier preposición, verbo, artículo... de tal manera que la única manera de conocer su significado es ¡aprenderse esas composiciones de memoria! Esto, es algo que llega al punto de lo patológico: los phrasal verbs son un verdadero atentado a la inteligencia y a la lógica (tengo que decir que al toparme con ellos en 3º de BUP, fue cuando decidí que moriría sin abrir un libro más de ese estúpido idioma).

Además, la pronunciación en inglés carece por completo de sistemática alguna: las mismas letras se leen en cada ocasión de una manera distinta hasta el punto de que las palabras escritas, resultan irreconocibles al pronunciarlas. Es que además, si al decir el alfabeto lees cada letra como debería pronunciarse ¿por qué diablos no las leen igual cuando están dentro de las palabras? Absurdo. Esa es la razón de que a los niños desde pequeños les tengan horas en clase aprendiendo a deletrear, porque se van a pasar la mayor parte de su vida deletreando palabras cuando alguien no conozca alguna de las que dicen (con nombres propios les pasa continuamente), dado que no pueden saber de ninguna manera por la pronunciación cómo escribirla si no se la dictan letra a letra.
Como vemos, toda una ventaja en un idioma, ¿no?

Resumiendo, nos encontramos que algo tan natural como un idioma, que debería ser tan práctico, tiene un serio problema para formar nuevas palabras, no es capaz de hacer construcciones verbales evolucionadas que no tengan que aprenderse de memoria, y sus reglas de pronunciación y fidelidad entre el escrito y el oral, sencillamente no existen.

Que alguien me explique qué tiene de bueno ese despojo idiomático hecho de retales y remiendos, por favor.
Y no me vale su expansión como argumento a favor, fue precisamente su carácter de idioma aluvial (en el que casi cualquier otro extranjero encuentra cosas familiares al suyo propio) y el imperio comercial anglosajón durante los tres últimos siglos, los únicos motivos del triunfo de ese idioma troglodita como lengua franca mundial.

Hay ejemplos a punta pala de casos iguales porque es lo de siempre: lo más cutre se impone sólo por lo barato.

6 comentarios:

Icegarey dijo...

Ooooooooooooooook... Es una lengua flexiva, que altera continuamente el orden y el significado de las palabras, pero... tampoco es como para ponerse asi.

Cutre.. cutre... no es.
A mi me molan las canciones en inglés...

ana dijo...

pues sí. y no veas la rabia que me da lo que parece un proceso irreversible de elección del inglés como lengua única. espero no llegar a verlo
otra cosa que me da auténtica rabia es encontrarme a un guiri en cualquier país latinoamericano y que después del hello, cuando le contesto con un hola, me diga con cara de horror, abriendo los ojos como platos:
- no hablas inglés????
- y, tú, animal, no hablas español???

Anónimo dijo...

Con la cantidad de tiempo que dedicais los blogueros a decir algo en vuestros espacios, es una pena que elijais temas tan insustanciales.
¿No tienes nada mejor que aportar para desembrutecer este país?

Winnie0 dijo...

Lo del deletrear de los niños...genial y abosolutamente cierto. A pesar de todo...seguiré intentando mejorar el ingles..porque me han convencido que sin él lo tengo chungo. Besos

Gladius dijo...

Anónimo:
Coges tus putas buenas intenciones, tu mierda de constructivismo y tu estupidez crónica, y montas tu propio blog para educar a las masas ¿hace?
Hala, a predicar al desierto, imbécil.

traviesus maximus dijo...

coño gladius se ha colado un bárbaro en el imperio...seguramente será algún maldito perro inglés, si montesdeoca(el del tiempo de tve) hubiera existido antes, serían nuestros y ahora sabrían beber sin desfallecer