jueves, 2 de abril de 2009

“Yo me drogo, pero odio las armas...


... y la delincuencia, y el terrorismo, y odio más la trata de blancas, la corrupción, los traficantes de armas, los secuestradores, la evasión de impuestos y los paraísos fiscales, los sicarios, asesinos y violadores, la mafia, la camorra y los regímenes dictatoriales y corruptos... y aborrezco el crimen internacional.”

Esta, exactamente esta, es la clase de coherencia que practican los que al comprar cualquier tipo de droga ilegal, financian, dan poder y medios a todos esos para que puedan seguir haciendo de este mundo un lugar mucho peor. Eso sí, luego oyes a mucha de esa gente hablar de concienciación, de movimientos sociales, de revolución contra las injusticias... Hace falta ser capullo.

Y esto no es demagogia, es la cruda verdad: su dinero financia todo eso directamente, sin intermediarios. No querer verlo o no aceptarlo o negarlo, es cinismo o necedad. Y de tontos del culo, qué coño.

Demagogia sería ver a alguien con un porro o un gramo y preguntarle: “¿a qué niña de Ciudad Juárez va a matar la bala que va a comprar el sicario con tu billete de 10 euros?”

Demagogia, pero verdad al fin y al cabo. Qué curioso ¿no?

4 comentarios:

Icegarey dijo...

Yo no me drogo, pero... te mataría!!!.

Jajajajajjajajaaaaaa...!!!.

Menos mal que hoy es Juergues... y después viene una semana santa santa...

ana dijo...

yo, en cambio, creo que la culpa de todo ese montaje mafioso no la tienen los que se drogan, sino los que hacen de la droga algo ilegal
en cambio, sí me parece hipocresía manifiesta la de los gobiernos que se dedican a pregonar la paz y a la vez venden armas a medio mundo

Winnie0 dijo...

¡Odio las drogas! Y se me escapa por qué la gente no encuentra otra manera de vivir...yo vivo sin ellas y de p.m. Besos

Anónimo dijo...

Bueno. Veo que después de mandarme a la mierda has decidido escribir con algo más de sentido. Esto mejora. Felicidades.