martes, 20 de octubre de 2009

Por qué no me manifiesto


Porque no sirve para nada. Ni ahora ni nunca: en España, nunca ninguna manifestación ha cambiado nada. Jamás el clamor de la calle ha hecho variar un designio político (del signo que sea). Que sí, que son muy bonitas, pero son un cero a la izquierda.

El caso es que nuestra clase política no sólo está sorda con las manifestaciones: es que el cauce previsto por la constitución para que la gente pida a los diputados que cambien una ley (iniciativas legislativas populares), ¡sólo ha prosperado una vez desde 1978! Ni una más. Por lo tanto, ante este respeto por el pueblo y por el cauce oficial para que los votantes influyan en su propio país, ¿para qué diablos sirve recoger firmas acreditadas? Nuevamente para nada.

Así que la pregunta es... ¿cuán legitimados están nuestros políticos para denostar otros procedimientos no tan pacíficos de presión popular?
El ejemplo que voy a poner, a pesar de ser extranjero, ilustra perfectamente: ¿Qué hubiera pasado si las manifestaciones verdes de Irán hubiesen sido como realmente las bautizaron; La Revolución Verde? ¿si al segundo día de pegar gritos estériles hubieran asaltado los edificios oficiales y organizado una revolución de verdad...? Pues no. Todo quedó precioso y todos muy conmovidos pero el resultado es que incluso han reforzado al usurpador que querían expulsar.

Porque lo primero que se te ocurre ante todo lo anterior, es que quizá por el medio de “se juntan 100.000 tipos y ponen a sangre y fuego la capital”, nuestros animales políticos se sentirían más condescendientes ante el calorcito de las llamas.

Es pura lógica; que hagan menos caso que a las multitudes pacíficas es casi imposible.

4 comentarios:

Icegarey dijo...

Estoy contigo.
Tras la manifestación "Basta ya", a la que fui, después de la muerte de Miguel Angel Blanco... me di cuenta que no valía la pena manifestarse.

14.7.1997:
- 1.500.000 manifestantes en Madrid
- 1.000.000 manifestantes en Barcelona
- 500.000 manifestantes en Sevilla
- 300.000 manifestantes en Zaragoza.

que se cae la abuela... dijo...

Y si no te manifiestas que haces? te callas y te lo guardas? Sabemos que no harán caso...pero por lo menos se hace pública la protesta. Estamos ahí, gritamos, protestamos, nos cagamos en el sistema...hay que salir a la calle para decir que no estás de acuerdo con esto o con lo otro, aunque solo sea por satisfacción personal. Y lo siguiente? pues ya se verá si te encadenas a la puerta de la Moncloa o empiezas a experimentar con cócteles molotov ;)

Gladius dijo...

Abuela, en la última línea llegas a la misma conclusión que yo, o sea que deja de manifestarte.

que se cae la abuela... dijo...

No pienso...para eso he nacido!
Lo que me extraña es que tu también...;)