jueves, 14 de mayo de 2009

5 euromillones de una tacada


Creo que necesitaría alguno más, pero voy a plantarme en 5. Empiezo por decir que no juego, con lo que esto no pasa de castillo en el aire.
Pero es que tengo la fórmula perfecta para pulirme toda la pasta de la mejor manera antes de morir, y es demasiada responsabilidad cargarla yo solo. A más de tremendamente desconsiderado para con el tipo de humano más desafortunado: el amigo del ganador de loterías (es que como uno de los ganadores se convenza al leer esto, sus amigos me deberán la vida).

Bueno, el secreto se desvela a partir de 3 premisas incontestables:

1 – La mejor medida del dinero que hay que tener, es la media del de tus amigos. Ese es el nivel perfecto. No menos (esto lo entiende hasta el bípedo más idiota), pero tampoco más porque entonces te despegas, empiezas a vivir a un tren en el que no pueden seguirte tus amigos íntimos, los de toda la vida, tus seres queridos... y entonces el dinero te puede salir demasiado caro.
Esto lo tienen muy claro los típicos clanes de raperos estadounidenses que aparecen en las películas, que meten a toda la peña en casa del que más pasta tiene. También algunos futbolistas, etc.

[Digresión: Tengo que empezar a cobrar por regalar los secretos de la felicidad de esta manera. O soy un santo o un estúpido. Sigo...]

2 – No hay que perder de vista tu sueño de vida, el más ambicioso, con el que soñabas desde pequeño, ese que echas de menos cada vez que piensas en la mierda de vida que llevas, gusano. Y eso significa volverte ambicioso para lograrlo y estar dispuesto a romper con todo lo anterior (trabajo, casa...).

3 – Y hay que mentalizarse de que el dinero sólo sirve para una cosa: para gastárselo. En qué o cómo es lo que estamos debatiendo, pero lo que tiene que quedar claro es que si quieres comprarle a la vida y al mundo tu felicidad, vas a tener que emplearlo todo. No seas tacaño, que eres tú el beneficiario, so paleto: Tienes que terminar tus días jugando a cara o cruz con tu último duro, la única herencia que vas a dejar, pensando en lo bien que te gastaste todos los demás. Que no puedas reprocharte lo mismo que George Best: “Gasté un montón de dinero en Coches, alcohol y mujeres. El resto simplemente lo malgasté”. El pobre vio la luz demasiado tarde.

Vale, pues ahora sólo se trata de conseguir combinar las 3 verdades absolutas para diseñar tu plan maestro de vida como multimillonario.
Y os cuento como he diseñado yo el mío para que cada uno lo traslade a su caso particular:

- Me compro un velero de 4 palos.

- Ofrezco a todos mis amigos anteriores al Euromillón (esto es importante, los nuevos no son de fiar), un sueldo por cada mes que pasen en el barco conmigo. El importe es complicado porque tiene que estar muy bien medido para que equilibre dejar el trabajo y su vida normal, y entonces vengan porque de verdad les apetece dejarlo todo y enrolarse en su nueva travesía vital. Además, creo que ese sueldo debería variar en función de las condiciones vitales de cada uno: Lo mejor es un regateo con cada uno. Pero en serio, porque lo bien que te salga este punto va a marcar el éxito o no de todo.

- A partir de ahí, la vida se convierte en un crucero en el que todo está pagado. Los destinos, las rutas, las escalas y su duración, armarlo con cañones o con arpones... lo elige todo la panda por aclamación. Se puede abandonar el barco cuando quieras y regresar cuando quieras con total libertad (los viajes de ida y vuelta corren a cargo de la casa, pero sólo cobras tu sueldo cuando estás en él). Las reglas pocas: prohibido traer más de un invitado cada vez, los invitados jamás cobran sueldo ni tienen voto, nunca pueden salirse de un margen de 10 años de edad del jefe y... alguna más se me ocurriría, pero vamos, que las mínimas que no rompan el clima y ya está.

- Y en cuanto a la actitud del puto amo que ha ganado la pasta, es simple: Son tus amigos, o sea que eres uno más. Si empiezas a notar que te olvidas de ello, castigado dos meses con tu madre a que te recuerde que sigues siendo un puto crío.
A ver si toca ¿no?


PD: También tengo plan alternativo para saltarme todo lo de arriba: comprar una isla de Micronesia, armarla e iniciar una guerra expansiva de islote en islote y que sea lo que Dios quiera.

5 comentarios:

ana dijo...

gladius, no sabes cuánto te agradezco tus consejos gratuitos, pero mira que el plan no lo acabo yo de ver...
y si tus amigos, hartos de ser pseudoempleados tuyos, van y te organizan un motín a bordo?
y si entre todas esas criaturas no hay nada aprovechable? dónde queda tu vida amorosa?
eso, sin contar que al plan le falta el complemento de qué hacer con las madres, que la mía se iba a coger un rebote...
casi me inclino más por el segundo, el de la micronesia :)

Gladius dijo...

Ana, si mis amigos organizan un motín mejor: de esa clase de emociones ahora fuera de mi alcance es de las que estoy hablando. Respecto a mi vida amorosa... está claro que no es ninguna prioridad ¿no?

A ver, para tu caso, piensa en cumplir las reglas previas (que es lo realmente valioso del post), no en seguir mi ejemplo. Yo las materializo con el barco y ese plan, pero tú tienes que encontrar la forma de seguirlas a tu modo.

Respecto a la guerra de atolones... sí, según el momento en el que me toquen los 5 euromillones puede ser primera opción.

stalkym dijo...

yo me apunto!!!tengo clarisimo como dilapidar mi fortuna cuando llegue,que llegará, lo planeo delicadamente en reuniones interminables.Pero en el caso de llegue antes la tuya por favor ve diciendome donde puedo echar el boleto para ese barco de 4 palos....

traviesus dijo...

en cuanto a lo del motin, existe una cosa que yo llamaría embarcación auxiliar qe iría a menos de 1 milla de distancia llena de expiratas somalíes, los cuales cada dia cobrarian una cierta cantidad de dinero, para hacer dos funciones deshacerse de los amigos que se han vuelto pesados y por otra parte poner un poco de emoción en la travesía...

Anónimo dijo...

mapunto