martes, 29 de enero de 2008

Mujeres occidentales e islam


Hay cosas que realmente me cuesta entender. Esta he decidido achacársela únicamente a la incoherencia, la falta de adrenalina y la poca conciencia colectiva de la mitad de los seres humanos de este planeta: las mujeres.
Me refiero a la respuesta a estas dos preguntas:
- ¿Cómo es posible que no haya un bloqueo femenino mundial contra todos los países islámicos (y contra todos sus intereses) que mantienen a las mujeres en régimen de esclavitud?
- Y ¿por qué en occidente no hay todos los días del año manifestaciones de mujeres indignadas apedreando las embajadas de esos países?
Ahora que ellas sí pueden hacer algo efectivo y contundente contra unos países musulmanes que mantienen a sus (posesivo) mujeres en condiciones peores que los Romanos a sus esclavos, no hacen nada de nada.
No sé cuántas noticias hacen falta sobre lapidaciones, condenas a mujeres violadas, ejecuciones, latigazos, opresión en la vestimenta, negación de derechos básicos, indefensión absoluta... para que las frívolas mujeres de los países occidentales, tan orgullosas de toda su feminidad, tan ejercientes de sus derechos, tan ocupadas consumiendo baratijas, tan resabiadas hablando de igualdad, encantadas yendo de vacaciones a esos mismos países... hagan algo de una puñetera vez por aquellas que no han tenido la suerte de nacer en el mismo sitio que ellas.
No es que parezca que no les importan, es que de hecho, les dan absolutamente igual. Sueltan unas lagrimitas de cocodrilo (esas que no falten ¿eh?) cada vez que aparece una noticia, un testimonio, unas imágenes crudas, se indignan cara a la galería y nada más.
Muchas hasta llegan incluso a justificar esas situaciones (es su cultura, ellas quieren vivir así, poco a poco evolucionarán y todo cambiará solo...) con argumentos de mierda que no son más que vendas en los ojos, aparte de un serio insulto a la inteligencia humana, y una gravísima complicidad con ese asqueroso sistema (que no religión) de esclavistas.
Hasta que llegue el día en el que las mujeres decidan de verdad empezar a cambiar las cosas en este mundo (y pueden hacerlo si quieren), yo, los hombres, ellas mismas y la historia, no las tomaremos nunca en serio.
En sus manos está.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Como tu prima, además de sensiblera y coñazo, es traductisa y friqui, te regala este artículo de la BBC by the face:

La corredora
This World [emisión de la BBC, N. de la T.] cuenta la quimérica historia de una iraní campeona de carreras de coches y examina la compleja realidad de la vida de las mujeres en Irán.

Seguimos las aventuras de Laleh Seddigh, una mujer despampanante a lo Angelina Jolie que se ha convertido en la campeona nacional del motor en Irán. Laleh descubrió que, mientras respetara las normas de vestimenta islámicas, podía competir en las carreras masculinas directamente. Con lo que no contaba el régimen islamista es que realmente podía batirlos a todos. Hoy en día Laleh se ha convertido en un ejemplo a seguir para miles de iraníes.

Situación compleja y contradictoria
En la actualidad el 65% de los estudiantes universitarios iraníes son mujeres. Asimismo, las mujeres suponen el 30% de la población activa. Hay abogadas, médicos, ingenieras y parlamentarias. Hay incluso campeonas.
Pero, a pesar de su formación y sus ambiciones, las iraníes deben respetar las leyes islámicas y las normas de vestimenta. De lo contrario, pueden verse obligadas a pagar una multa o ser detenidas. Valen “la mitad que un hombre” en los tribunales y pueden ser ejecutadas por crímenes “morales” como el adulterio.
This Wold examina la realidad compleja y contradictoria de la vida de las mujeres en el Irán contemporáneo. Viajamos desde las barriadas de Nasir Abad, donde Elham Galevand explica cómo los cotilleos del pueblo pueden arruinar la reputación de una mujer, hasta las niqueladas oficinas Apple-Mac’d de las agencias de publicidad de Teherán, donde ambiciosas tituladas como Maryam recuerdan los encuentros con la famosa e infame “Policía Moral” de la capital.

Y como ha descubierto Laleh, aunque las mujeres consiguen triunfar, a menudo lo pagan caro.

Versión orginal: http://news.bbc.co.uk/1/hi/programmes/this_world/7203089.stm
Más información: http://www.lalehseddigh.net/

Igual algunas ya están empezando a mover el culito por sí mismas...
Los bloqueos sólo empeoran la situación y perjudican al más vulnerable y oprimido. Hay que ayudarlas, no ponerles la zancadilla. :-P

ana dijo...

Si me pongo lógica, pienso exactamente lo mismo que tú. De hecho, lo pienso muchas veces.
Pero, a lo mejor, lo que nos hace renunciar a esa lucha es ver cómo las propias musulmanas que viven en nuestros países salen a calle para defender su derecho al velo, y NUNCA para todo lo contrario.

P.D. He descubierto hace muy poco tu blog y me parece simplemente genial.

Gladius dijo...

Me gustaría recalcar que no hablo en ningún momento de las musulmanas en países occidentales ni del velo. Esa es otra discusión, aunque muy parecida.
Hablo de los países con régimen islámico, con mujeres silenciadas y esclavizadas.
Y para abolir la esclavitud, nadie le preguntó a los esclavos, simplemente se abolió.
Los derechos humanos no son negociables, no se puede renunciar a ellos, ni siquiera voluntariamente: Es ilegal que tú te vendas como esclavo aunque quieras.
Resumiendo mucho.
Mil gracias por las aportaciones.