martes, 3 de noviembre de 2009

El cine, la película y tú


Hoy voy a dar un consejo puramente lógico para ver cine en condiciones. Y que conste que dar publicidad a esta receta es contraproducente para mis propios intereses, pero estoy hecho un auténtico filántropo.

Bueno que me lío, el caso es que cuando uno va al cine, se supone que quiere ver una película en condiciones, respirar la atmósfera, empatizar con los personajes... todas estas tonterías que hacen que vivas la película, más que verla. Para ello, puede que el factor más importante (además del sonido, pero éste ya está conseguido en todos lados) sea el tamaño de la pantalla, que debe conseguir que la película prácticamente te envuelva.

Pues el caso es que el tamaño de la pantalla no se mide sólo en metros cuadrados, sino que también depende de la fila en la que esté tu butaca. De esas dos cosas depende que se llene o no con la escena tu campo visual. Esta es la clave y esto no es opinable; es física, biología o lógica aristotélica, elijan lo que prefieran.

Resumiendo, que ver una película en una televisión de 42 pulgadas a dos metros de distancia, puede ser más impresionante que ver la misma película en una pantalla de cine de 20 metros de largo, pero en la última fila de la sala.

Si aceptamos esto, entonces como regla general las filas ideales en casi todas las salas de cine estarían entre la tercera y la séptima, que suele ser la distancia en la que está el punto medio entre ocupar el mayor campo visual posible, y no perder la capacidad de apreciar la escena en su conjunto sintiéndose desbordado por las imágenes.

En función de ello, empieza a ser muy gracioso ver a casi todos los pretendidos cinéfilos sentarse en las últimas filas del cine, regodeándose en un esnobismo que les acaba haciendo ver la película como en un monitor de 20 pulgadas. O escuchar a la gente decir que va a tal cine porque la pantalla es enorme, y luego pedir las butacas de la antepenúltima fila.

Un truco de mi cosecha: enfocad la pantalla con la cámara del móvil y acercaos hasta que quepa justa. Entonces, os adelantáis 3 filas más.

Bien, pues a ver si vamos tomando todos nota y no me ocupáis las filas del medio.


PD: Todo esto tiene sentido para ver bien cine de verdad, porque para disfrutar del cine español el mejor sitio que se me ocurre son las butacas de la sala de al lado.