miércoles, 11 de febrero de 2009

¡Cárgate amigos!


Y conocidos. Te sobran. Te lo digo aún sin conocerte, esta regla no falla. Todo el mundo tiene un cierto número de amigos y conocidos que debería cargarse por completo. Y me explico.
Un amigo requiere tiempo, dedicación, comprensión, paciencia, disponibilidad, sacrificio, etc. Si no fuese así, la amistad no tendría valor alguno. Evidentemente, tú también esperas de ellos tiempo, dedicación, comprensión, paciencia, disponibilidad, sacrificio, etc. Obvio lo bueno (alegrías, planes, diversión, etc.) porque se da por hecho que la amistad nace en esas circunstancias y lo habrá por descontado. Hasta ahí todo muy bonito ¿no?
Vale, la pregunta es ¿y si la relación no es proporcional? Y no me refiero a un buen amigo que pasa por una mala racha, una temporada rara o una crisis temporal, todos podemos pasar por ello. Me refiero a aquel que exige más atención de lo normal, al que hay que pedir perdón cada dos por tres, al que se enfada más de lo debido, aquel ante quien tienes que sujetarte la lengua por su susceptibilidad, etc. Todos tenemos o hemos tenido algún amigo así, y las actitudes que se toleran, se están fomentando. ¡Pues deshazte de él! Hazte ese favor.
Mira, las personas, sólo por el mero hecho de serlo, están totalmente sobrevaloradas hoy en día (la maldita telerrealidad tiene mucho que ver en ello). Cualquiera de nosotros sabe que hay personas que no nos aportan nada en absoluto, que son parásitos sociales, vampiros emocionales que jamás han significado nada importante, relevante y que merezca la pena en nuestras vidas. Y sin embargo, se empeñan en estar presentes en ellas continuamente.
Esas personas no te merecen la pena. Nada. Dudo que merezcan la pena a nadie, pero ese será su problema. Que no te tiemble el pulso al tener una bronca definitiva con ellos y cortar por lo sano. Lo contrario sería como si te encariñaras y te acabara dando pena abandonar una mantis religiosa. Guarda tus buenos sentimientos, tu respeto, tu tiempo (¡cuida tu tiempo!), tu dedicación y tu amistad para quienes los merezcan. La gente sólo se merece lo que se gana, y todo eso que ofreces, vale mucho. Tú verás en quien lo empleas.
De hecho, llamar amigo a uno de esos que te sobran, es rebajar a los buenos amigos de verdad. Como para que se ofendan incluso. Y esta vez, justificadamente. ¿No recuerdas ese dicho que dice que “con amigos así no necesitas enemigos”? Pues que no te pase.
Y estate alerta para no hacer nuevos amigos con esas características, sé cauto a la hora de dar tu confianza, mantén la distancia con ellos, no te dejes alcanzar por sus tentáculos. Ser amigo de amigos tuyos no tiene porqué ser garantía de nada bueno, recuérdalo.
Líbrate de esas personas como sea, se alimentan sorbiendo tu tiempo, tu energía y tu paciencia, y robándosela a quienes la merecen de verdad. Si les dejas, cuando te llegue la muerte tu vida será una cáscara vacía. Y tú no quieres eso ¿no?
¡Pues toma decisiones!

5 comentarios:

traviesus maximus dijo...

coño coincido contigo muchas veces y esta es una de ellas jajjaa...lastima que no tenga tiempo para dedicartelo "amigo"...en fin habrña que recomendar a otros "amigos" este blog.
y ahora en serio capullo porque no te dedicas al mundo del periodismo de una puta vez...te lo dice un "amigo"...

ana dijo...

me jacto de saber cargarme amigos como esos. me llevó años, no creas, pero hace bastante que he decidido que la vida es demasiado corta como para perderla con personas o cosas que no sólo no te aportan nada sino que encima te llenan de negatividad
con las que conoces de vista es fácil, pero con los amigos me costaba un poco más, hasta que hace unos tres años decidí cortar por lo sano con una que se pasaba el tiempo intentando moralizarme-educarme-santificarme o yo qué sé qué
y, oye, un alivio, de verdad
desde esa primera vez ya me cuesta mucho menos

Winnie0 dijo...

Yo reconozco que he tenido de esos...Afortunadamente ahora, cuento a los que llamo amigos con los dedos de ¿una mano? no, no sería justo..de dos manos.
La amistad es complicada, saber hasta qué punto el amigo puede o puedo yo aguantar es difícil. En cualquier caso...Ojala muchos leyeran esta entrada y pensasen un poco más. Nos leemos. Besos.

tootsie dijo...

joder, eres tú! encontré este blog por la casualidad más absoluta. soy una fan. y de repente, veo en el feisbuk que es tuyo... increible.
este post me lo he grabado a fuego porque por primera vez estoy de acuerdo contigo en algo. en el de los baños también, pero eso es harina de otro costal... de todos modos, me gusta que sigas siendo tú. no hay otro igual.

Gladius dijo...

tootsie, no sé quién eres, no te identifico, lo siento.
Mándame un mensaje a través de facebook y nos reencontramos.