miércoles, 17 de septiembre de 2008

¿Éxito paralímpico? Ya será menos...


Estas últimas semanas, a medida que han ido cayendo las medallas en España, nuestra deficiente prensa deportiva se ha lanzado a los cielos para glorificar la actuación de los para-atletas españoles, y al final, resulta que el décimo puesto del medallero es un éxito considerable y mucho mejor actuación que la de nuestros olímpicos molientes y corrientes.

Bueno, la tragadera ha sido unánime y como hasta el día de hoy no he visto a nadie poner en duda el indiscutible triunfo del equipo paralímpico español, a mí me apetece hacerlo. Unos datos para empezar:

Estos son los números de las Olimpiadas:
Países participantes: 204
Pruebas realizadas: 302
Resultados de España: Puesto 14º. Medallas: 5 de oro, 10 de plata, 3 de bronce, 18 en total.

Y estos los números de las Paralimpiadas:
Países participantes: 145
Pruebas realizadas: 472
Resultados de España: Puesto 10º. Medallas: 15 de oro, 21 de plata, 22 de bronce, 58 en total.

Así que, si nos da por comparar tras habernos documentado un poco (ciencia ficción en el periodismo español), nos encontraremos con que España en las olimpiadas ha sido la 14ª entre 204, y en las paralimpiadas ha sido la 10ª entre 145. Al calcular, nos encontramos con el mismo porcentaje: 6,8 %. O sea que ni mejor ni peor: exactamente igual.

Si miramos el medallero (el otro dato que se ha dado), en las olimpiadas se han ganado 18 medallas en 302 pruebas, y en las paralimpiadas se han ganado 58 en 472. Al calcular el porcentaje de medallas, el resultado es algo más del doble a favor de los paralímpicos (5,9% y 12,2%). Pero este dato no es concluyente porque el medallero paralímpico lo encabezan de manera absoluta los países del primer mundo (salvo China) entre los que se encuentra España, y que concentran más promedio de medallas que en el medallero olímpico.
Por ejemplo, China olímpica: 100 medallas en 302 pruebas. China paralímpica: 211 medallas en 472. Promedio también muy favorable a los paralímpicos chinos: 33% y 44%.
Esto se explica porque los deportes paralímpicos son mucho más caros de practicar que los olímpicos, y en general los inválidos (discapacitados o impedidos, todo significa exactamente lo mismo) del tercer mundo apenas consiguen lo justo para comer, como para pensar en tener una silla de ruedas de última generación para entrenar los 200 metros. Repito que China es la excepción que se explica por ella misma.

Resumiendo, que muy bien todo, que lo importante es participar y que lo han hecho bien. Vale, genial. Pero no está nada claro que lo hayan hecho mejor que el equipo olímpico, si acaso igual.
Y en cualquier caso, ¿porqué demonios se ponen a comparar? ¿es que si los paralímpicos lo hubiesen hecho mucho peor se habrían atrevido a decirlo en los periódicos? ¿titularía El País (por ejemplo) “Ridículo del equipo nacional paralímpico”, como sí han hecho en otras ocasiones con otras selecciones?

No, claro que no. Porque los paralímpicos dan pena... ¿no?
A lo mejor para que los inválidos empiecen a disfrutar de igualdad, el primer paso sea eliminar la lástima y la condescendencia al tratarlos, ¡que compiten entre ellos!

3 comentarios:

Lindoro dijo...

Muy buenas

Amparándome en el anonimato esperaba yo ansioso una nueva estocada de gladius -hispaniensis, supongo- para llevarte la contraria cuando, para mi sorpresa, me encuentro con una cuestión en la que no me queda más remedio que darte la razón.

Bueno, salvo en una cosa: inválido y discapacitado son sinónimos, pero no completamente. Es decir, inválido significa también -y principalmente se asocia claramente a esta acepción- "no válido". Esto no hace que no sea sinónimo, pero lo convierte en ofensivo. Con lo cual, a no ser que se desee ser ofensivo, es más correcto decir discapacitado.

Sí, ya sé que a ti no te importa ser ofensivo, pero no gratuitamente, si no con argumentos (aunque casi siempre incorrectos, engañosos, tramposos, e incluso demagógicos). Pero no creo que sea el caso.

Un abrazo a todos

Gladius dijo...

Entre "no válido" o "ausente de capacidad" las diferencias de matiz son tan extremadamente livianas que no sé si dan para una polémica. Y lo que sí es correcto es usar sinónimos en castellano: perfectamente puedo llamar a un paralítico parapléjico, y viceversa.
Respecto a mis argumentos incorrectos, engañosos, tramposos y demagógicos... En fin, como contestó Zenón de Elea a Diógenes cuando le dijo "el movimiento se demuestra andando", yo te contesto que "eso es mostrarlo, pero no demostrarlo".

Lindoro dijo...

¡Qué perspicaz!

Efectivamente, te lo estaba mostrando, no demostrando.

Un abrazo